Categorías
Cloración Salino Sustentabilidad Tecnología

La Cloración Salina le gana la batalla al cloro: más eficaces en desinfección.

  • La percepción de la sal como un potente desinfectante frente al Covid-19 ha disparado la demanda de este tipo de piscinas.
  • La electrólisis salina es un sistema que tiene más de dos décadas que utiliza únicamente sal común para tratar el agua sin la necesidad de añadir productos químicos.
  • El agua de las piscinas de sal no produce irritación de ojos ni piel seca, además son más sostenibles medioambientalmente ya que no generan ningún tipo de residuo.

Construir una piscina nueva, renovar la que ya tenemos, instalar una desmontable o simplemente colocar una piscina inflable se ha convertido una prioridad para miles de personas de cara al verano del coronavirus.

Con las piscinas municipales cerradas y las restricciones anunciadas en las playas, la opción de disfrutar de una piscina privada, ya sea en tu propio chalet o en uno alquilado, ha disparado la demanda. “Es una auténtica locura. La gente quiere una piscina para el verano sea la que sea. Tienen una idea de lo que quieren, pero si no es posible eligen lo que esté disponible”.

Piscinas de sal

Entre todas las posibilidades, las conocidas como piscinas de sal están ganando terreno frente a las piscinas convencionales. “Desde hace dos años están de moda, pero en los últimos meses, por el tema del coronavirus hay un incremento mucho mayor, y el 85 % de las piscinas que estamos instalando son de sal”, cuenta Erica Martorell.

Estas piscinas tienen entre 5 y 6 gramos de sal por cada litro de agua. Gracias a la electrólisis salina, se extrae de la sal (cloruro sódico) que se añade al agua, el cloro necesario para depurarla. “Es un sistema mucho más cómodo y a la larga más económico porque no hay que estar todo el día comprando y echando productos químicos al agua”, señala Alejandro Salgado.

Hace más de dos décadas que comenzó a utilizarse la cloración salina. Sin embargo, la percepción de la sal como un potente desinfectante, está decantando la balanza en favor de la sal frente al cloro. “La gente piensa que es más efectiva frente al coronavirus y pide la instalación de este sistema frente a los tradicionales”, Erica Martorell.

Los expertos señalan que el sistema de cloración salina sí que puede ser más efectivo. “Se trata de un proceso automático, que está constantemente desinfectando el agua, por lo que sí que es más eficaz que el proceso manual de estar echando cloro a unas horas determinadas”, explica Salgado.

Beneficios de las piscinas con cloradores salinos.

La diferencia principal frente a una piscina convencional es que las piscinas de sal son más respetuosas con el medioambiente, no generan ningún tipo de residuo, ya que no se utilizan productos químicos para la limpieza y desinfección del agua.

Al tratarse de un producto completamente natural, los ojos lo agradecen, sobretodo los de los niños, que ya no acaban rojos después de horas de baño. Los efectos también son muy positivos para la piel, que no se reseca, y para el pelo.

Además, el agua, al llevar sal, es más confortable para el baño y más seguro para los niños, ya que aumenta la flotabilidad.

Cloradores salinos

Conocé nuestra línea de cloradores salinos para piletas residenciales y comerciales.

PH: Photo by Andrii Leonov on Unsplash
Ver nota original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *